+

VIAJES

Fachada del Archivo Histórico Municipal

Ibi, la ciudad del juguete y el helado

En mi último viaje decidí acercarme hasta Ibi, una localidad del interior de Alicante famosa por ser la cuna del juguete. Mi amiga Ariadna me acompañó en esta visita en la que descubrí una ciudad que guarda grandes tesoros por descubrir.

Después de varios meses sin tener noticias de Ariadna, decidí que tenía que llamarla para evitar que nuestra relación se enfriara todavía más. Hablamos por teléfono y acordamos que teníamos que hacer un viaje para ponernos al día. De hecho, nuestro último viaje juntas fue hace más de un año. Sopesamos varias posibilidades y al final nos decantamos por visitar Ibi, una ciudad conocida por ser la cuna del juguete.

Ibi conserva un núcleo histórico de singular belleza en el que se encuentra la mayor parte de su riqueza monumental y patrimonial. Nosotras nos alojamos en un acogedor hostal del centro de la ciudad, cerca de la ermita de Santa Lucía. Desde aquí, y bajando las empinadas calles de 'les costeretes', llegamos a la Plaça de l'Esglesia, con el edificio parroquial de la Transfiguración del Señor junto a la ermita de San Vicente. En esta misma zona se encuentra el antiguo Ayuntamiento, que según nos contó un vecino ahora alberga el Archivo Histórico Municipal.

Ese mismo vecino, un hombre de unos 60 años llamado Daniel, nos contó que el actual emplazamiento de Ibi fue sede de una pequeña civilización ibérica. De hecho, es muy probable que de ahí venga la palabra Ibi, que correspondería a un vocablo ibérico que significa "lugar entre ríos", hoy los cauces secos de los ríos Les Caixes y la Rambla Gavarnera.

En el Archivo Histórico Municipal descubrimos que Ibi estaba formada por varias aldeas en tiempos de la conquista cristiana de la Península. Merced a los pactos contraídos con Jaime I, Zeid Abu Zeit, antiguo rey almohade de Valencia y aliado del monarca aragonés, tomó posesión de este territorio, que fue cedido posteriormente a su yerno Eiximén Pérez d'Arenós. Por medio de un canje pasó a manos del rey Jaime I.

Hasta el siglo XIX la principal fuente de ingresos había sido la agricultura, a la que se unió una industria de tipo artesanal como hilados y el comercio del hielo. De esta última actividad derivaría la industria heladera, que tuvo un rápido crecimiento por toda la geografía nacional y gran parte del extranjero, a partir de finales del siglo XIX.

Después de descubrir algo más de la historia de esta bella localidad alicantina, Ariadna y yo abandonamos el Archivo Histórico Municipal. En sus inmediaciones tuvimos que detenernos para contemplar las espectaculares mansiones de la 'Casa Gran', la de los Pérez de Ibi y Barones de Purroy, así como la de los Pérez Caballero, todas ellas pertenecientes a los siglos XVII y XVIII.

Caminando entre las calles de Ibi, Ariadna me contó que estaba iniciando una relación con un compañero de trabajo. Ella ha tenido muy pocas parejas, por lo que se le veía muy ilusionada. Siguiendo con el paseo llegamos hasta la Plaça de l'Esglesia, donde se halla una escultura que el maestro Ferrero realizó en honor de su patrona, la Virgen de los Desamparados.

En esta plaza también se encuentra el Museo del Juguete. Esta exposición se inauguró en diciembre de 1990 y muestra una colección de más de 600 juguetes antiguos. Fue divertido encontrar algunos de los juguetes con los que Ariadna y yo jugábamos cuando éramos pequeñas.

Tras salir del Museo, dejamos atrás el núcleo antiguo para acudir a la Plaça dels Geladors, donde se halla el Monumento al Helado Artesano, obra del escultor gallego Magín Picallo. Tallado y erigido de granito, fue creado en honor a la profesión y a los pioneros del helado artesano. Otro de los grandes tesoros de Ibi es su monumento a los Reyes Magos, ubicado en la plaza del mismo nombre.

Por último, no podíamos acabar nuestro viaje sin degustar la gastronomía de Ibi. La 'olleta' es su plato más característico, aunque también hay otros muy típicos como el 'giraboix', el 'llegum', el arroz con conejo y la 'coca amb oli'. Nosotras nos decantamos por la 'olleta' y os aseguro que estaba deliciosa. En cuanto a la repostería, el camarero nos sugirió la 'coca de flare', los pasteles de boniato y la coca de almendra. Decidimos probar los tres y salimos del restaurante encantadas.

Viajes: Otros viajes de interes

Vista general de Pontevedra

Pontevedra y sus orígenes romanos

Pontevedra además de todos sus atractivos culinarios ofrece la posibilidad de realizar rutas del Camino de Santiago.

...

Colegiata de San Martín

Bonilla de la Sierra, típicamente medieval

Las calles y edificios de Bonilla de la Sierra, en la provincia de Ávila, trasladan al visitante a tiempos de la Edad Media.

...

Bellos paisajes naturales

La Vall de Boí, donde descubrir el románico catalán

Siempre quise hacer un viaje a la Vall de Boí para recorrer con detenimiento sus numerosas iglesias, ejemplo de la arquitectura del románico catalán.

...

Suscríbete gratis al boletín de mujer:

Buscar pareja
¡Buscar ya!

Compras

Hispavista mujer es el mejor lugar para buscar y encontrar toda la información sobre:

Viajes, horóscopo 2011, regalos , bebés y hogar, noticias del corazón, glamour, eventos

Política de cookies |